jueves, 16 de enero de 2014






Y querrá algo más y yo nunca supe dar promesas... que no hay un corazón que sepa andar cuando le golpea la exigencia. Y quizás ya no quieran más y comprenderán que pedir promesas es igual de absurdo que intentar conquistar a una camarera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario