martes, 28 de mayo de 2013

Cuando llega ese momento de no saber que hacer ya, cuando todas tus fuerzas se agotaron, ese sentimiento de impotencia. En este preciso momento es cuando te paras y pensar "¿Y qué hago yo ahora?" Nada, no puedes hacer absolutamente nada más que seguir adelante. Simplemente eso, afrontar lo que viene con la sonrisa más grande. Sí, puede que en cierto momento te cueste pero piensa que la vida es corta, no merece nada la pena malgastar los días estando triste, ese tiempo nadie te lo va a devolver, recuerda que la vida no se detiene por nada ni nadie. Sigue adelante, sé feliz, disfruta tu vida que no es nada más que tuya, haz lo que a ti apetezca. ¿Qué los demás hablan? que digan lo que les venga en gana, esvida y  lo digan los demás pues, está de más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario