lunes, 6 de mayo de 2013

APRENDÍ QUE MI FORMA DE ODIARTE ERAN TAN SOLO MIS GANAS DE VERTE.


Te podría decir cómo dueles pero te confieso que ya estaba esperando que algo me sacara la piel de los huesos. 
Te podría decir que mañana veremos el modo pero nunca te quedas conmigo ni tampoco te marchas del todo. 
Te podría decir que lo hice todo para ver si conseguía cortar las cuerdas del pasado porque vi 
que a ti el amor sólo te gusta con heridas y tu nombre no cabía dentro de mi porvenir. 



¿Por qué intentamos avanzar mirando de reojo lo que pudo ser?

No hay comentarios:

Publicar un comentario